domingo, 7 de junio de 2015

Voto nulo, elecciones intermedias en México y hartazgo ciudadano

Josafat Hernández


1) El pasado 7 de Junio se celebraron elecciones federales y locales en México. Se votó para elegir diputados locales y federales, así como jefes de las delegaciones del Distrito Federal, alcaldes y gobernadores de varios Estados de la república. En estas elecciones sólo votaron aproximadamente 40% de los electores. 6 de cada 10 mexicanos decidieron no votar. Desde aquí ya podemos ver de manera nítida un problema de legitimidad en estas las elecciones. Si bien los resultados son "legales" no son legítimos pues no representan a la mayoría de los mexicanos. Esto es razón suficiente para afirmar que los actuales partidos políticos no nos representan. Es una razón suficiente para decir que la democracia en México no existe. Esto es una farsa. Lo que hay en México es una caricatura de lo que es realmente la democracia. La primera prueba del Instituto Nacional Electoral (dirigido por el racista Lorenzo Córdoba) la han reprobado. Pese a pagar millones de pesos a la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú para que venga a convencer a los mexicanos para participar en estas elecciones, fallaron en su capacidad de convocatoria. También han fallado los partidos políticos participantes y los poderes facticos que están detrás de ellos. Este nivel tan bajo de participación debería darles vergüenza a todos ellos.

2) De los que votaron muchos decidimos anular. El porcentaje de los votos nulos (cerca del 5.36%) fue mayor que el de partidos políticos pequeños (PT, Encuentro Social, Nueva Alianza, Partido Humanista). La diferencia entre el voto nulo y partidos medianos como el Partido Verde y Movimiento Ciudadano es de aproximadamente 1%. Sin campaña y sin mal gastar recursos públicos, se mostró que la indignación de muchos de nosotros que anulamos el voto es mayor (y casi igual) que el apoyo ciudadano a ciertos partidos políticos que en realidad son ya meros parásitos vividores de los recursos públicos.

3) En lugares como Iztapalapa el voto nulo superó los votos obtenidos por el PRI o el PAN. Estoy orgulloso de esto, pues Iztapalapa, barrio obrero por excelencia, es uno de los lugares donde parece que hay mayor consciencia de clase. Iztapalapa es una zona anti-PRI y anti-PAN. Probablemente lo sea porque la gente que habita esta parte de la ciudad más grande de México (y del mundo hispano-hablante) es de los que más han sufrido los efectos negativos de más de 30 años de políticas económicas neoliberales.

4) Los que anulamos nuestro voto lo hicimos para protestar contra todo un sistema político que no funciona y que ahora está en una de sus mayores crisis de credibilidad. Lo hicimos también en muestra de solidaridad con los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa que en su distrito lograron la anulación de la farsa electoral (pese a la brutal represión del gobierno mexicano). Los que anulamos nuestro voto no lo hicimos para "castigar electoralmente" al PRI, al PAN o al PRD y así beneficiar al menos peor. No se trató de un "voto útil" para beneficiar al partido menos corrupto de todos (en este caso concreto, Morena). Así que no se puede criticar a los anulistas porque "hayamos beneficiado al PRI". Nuestro objetivo era protestar y visibilizar la farsa electoral, no beneficiar al partido menos peor.

5) Muchos de nosotros respetamos a los que hicieron el "voto útil". Yo mismo he votado por Obrador en otros momentos, pero lo he hecho críticamente. Nunca he militado en su movimiento pues no me convence la estructura vertical de su organización. En ese partido siguen habiendo burocracias elitistas, donde ellos deciden de manera anti-democrática quienes serán sus candidatos. Muchos de sus candidatos a diputados no tienen perfil de luchadores sociales. Se carece de apertura crítica (la crítica a Obrador no es aceptada) y de claridad ideológica. Esto último se muestra con la falta de cercanía con los procesos anti-neoliberales actuales que se viven en Ecuador, Bolivia o Venezuela que se reivindican abiertamente socialistas (socialismo del siglo XXI). En el caso concreto de Ecuador se impulsó una auténtica revolución ciudadana. En Venezuela se ha levantado un poder ciudadano (a la par del poder legislativo, ejecutivo y judicial). Pese a esto, Obrador se ha obsesionado con diferenciarse de Chávez (un político que puso en jaque al imperialismo yanqui en América del Sur y que empoderó a los pobres de su país que llevaban décadas pisoteados y ninguneados), y por moderarse para no sufrir linchamiento mediático. Esto es un error pues ha cedido demasiado a las actuales reglas del juego electoral impuestas por los poderosos. Ante los fraudes sólo responde con plantones. Si fuera más radical y democrático ganaría el apoyo de muchos de los que esta vez hemos anulado nuestro voto. 

6) Estas elecciones, lejos de ser una fiesta democrática (como tratan de hacer ver los medios masivos de comunicación) son, en realidad, motivo de reflexión sobre la situación tan preocupante que se vive día a día en nuestro país. Estas elecciones muestran de manera clara y contundente que la mayor parte del electorado mexicano no cree en los partidos políticos actuales. Vías “más ciudadanas” generan interés (como la reciente victoria del ex-priísta llamado "el bronco" quien gobernará el Estado de Nuevo León pese a competir contra el PRI y PAN, o la victoria del ex-futbolista Cuauhtemoc Blanco que con un discurso de crítica hacia los políticos del PRI y del PRD logró ganar la alcaldía de Cuernavaca). El voto nulo (hecho por miles y miles de personas) tan sólo es la punta del iceberg de todo un enorme hartazgo que se viene acumulando en nuestro país por muchas décadas de injusticia, impunidad y rezagos económicos.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Ayotzinapa, movimientos sociales y la crisis política del Estado mexicano

Por Josafat Hernandez


Están pasando demasiadas cosas en este país a un ritmo impresionante. Tanta indignación, tanta furia, tanto dolor ha llevado a muchísimas protestas por doquier. A marchas multitidinarias, bloqueos carreteros, quema de sedes del poder estatal en Guerrero, paros de labores de 24, 48 y 72 horas en las universidades de todo el país. A la formación de un potente movimiento estudiantil y social que no se había visto desde hace muchas décadas1.

La protesta social se está extendiendo por todo México y está aumentando su nivel de intensidad, en un contexto en el cual el gobierno ya no puede reprimir tan fácilmente porque si lo hace sólo va a contribuír a que la bola de nieve siga creciendo. El manejo mediático de esta situación no hace posible la manipulación y neutralización de los movimientos sociales, tal y como hicieron antes, con los maestros de la CNTE en 2013 a quienes llamaban “vándalos”, “revoltosos”, huevones" para justificar la represión.

Ahora los monopolios están imposibilitados para ocultar la indignación y rabia generada por los hechos de Ayotzinapa. Ahora los monopolios están obligados a hablar de Ayotzinapa.

El gobierno no tiene ni idea de cómo afrontar esta crísis política y social, que puede devenir en crísis económica, dado que los mercados estarán en un proceso de creciente inestabilidad dado el aumento del riesgo y la incertidumbre.

El gobierno ha pretendido decir que ha “resuelto” el caso de Ayotzinapa, cuando en realidad no han resuelto nada. Son incapaces de brindar justicia y seguridad al pueblo. Y en estos contextos de creciente indignación de la gente, su respuesta tradicional, la represión (ya sea de masas, o selectiva), sólo contribuirá a echarle más leña al fuego.

El gobierno pretendió comprar la consciencia de los padres de familia, diciendo “te doy cien mil pesos y ahí muere”, los cuales fueron rechazados por los padres y madres de los desaparecidos, que ni con un millón de pesos podrían comprar la cura para ese gran dolor y angustia que representa haber perdido a un hijo, un familiar, un ser querido. De los normalistas no sabemos aún si están muertos, si están vivos, si sus cuerpos están quemados, enterrados, o dónde y qué pasó. Siempre pasará por nuestras mentes ¿qué pasó aquella trágica noche?

Sólo la memoria queda de aquellos jóvenes que con humildad nos dieron lecciones de dignidad. Es triste ver morir a la gente que no lo merece. Es triste ver morir a quienes viven para luchar por la justicia, mientras los políticos siguen robando, saqueando y humillando a nuestro pueblo. Pero de esa tristeza también viene el coraje, la rabia, la indignación que se requieren para transformar esta realidad

La memoria de aquellos jóvenes rurales, luchadores inalcanzables, es la que ahora ha encendido la llama de la indignación, del coraje que se ha irradiado y ha hecho despertar a miles y miles de mexicanos. ¿Hasta dónde va a llegar esta indignación?

El gobierno ha aplicado la táctica del desgaste y del ninguneo. Después, la introducción de infiltrados en los movimientos para dividir y después reprimir. Ahora, tal y como están las cosas, el tan ansiado desgaste está lejos de llegar. Los desgastes de los movimientos sociales suelen ocurrir después de varios meses, incluso varios años de iniciar una huelga, un campamento, un plantón, de protestar en las calles. Aún estamos muy lejos de que eso ocurra.

Ahora los gobernantes no pueden “ningunear” a los padres de familia, a los normalistas, a los estudiantes, a los maestros, porque las protestas han alcanzado tal extensión e intensidad, que los centros de reunión del gobierno ahora están ardiendo en llamas. Sus carreteras se bloquean, sus negocios se paralizan, y además, la presión internacional es demasiado fuerte. Tal presión ya no sólo viene de mexicanos radicados en el exterior, sino también de movimientos sociales locales, de gobiernos de países como el de Chile, Estados Unidos que “llaman a que el gobierno mexicano solucione estos problemas”. Hoy tenemos campañas mediáticas internacionales como la telesur, que exigen justicia, así como las protestas de eurodiputados de varios países europeos que exigen el respeto a los derechos humanos que día a día el gobierno mexicano pisotea impunemente.

Todo esto se conjuga con la gran extensión que han alcanzado las redes sociales y las consencuencias que esto implica: la pérdida del monopolio de la palabra por parte de los monopolios mediáticos. Esto lleva a una situación en la cual ya no es posible seguir con más ninguneos y pretensiones de que “en México no pasa nada”. El gobierno ya no puede aplicar la fórmula salinista del “ni los veo ni los oigo” que antes les funcionaba, pero que ahora ya no logra los resultados esperados.

Todos los sectores de la sociedad exigen al gobierno respuestas. Desde los movimientos sociales solidarios con Ayotzinapa, los movimientos estudiantiles mexicanos así como las empresas televisivas (como ahora han clamado hipócritamente dos de las principales figuras de Televisa, Carlos Loret de Mola y Eugenio Derbez). Esto último puede ser interpretado como una toma de distancia de este sector empresarial con respecto al gobierno federal, de tal modo que si se hunde este gobierno, no queden naufragantes los Azcarraga y los suyos.

El gobierno federal ha tratado de acayar los reclamos y la indignación por medio de la detención y posterior linchamiento mediático del ex-alcalde de Iguala (Jose Luis Abarca) y su esposa, por medio de la detención de miembros del cártel Guerreros Unidos (donde hubo un caso de suicidio de una persona antes de ser aprehendido) y por medio de sustituir al gobernador del Estado de Guerrero2. Todo esto para generar la apariencia de que el gobierno está interesado en solucionar el problema.

Ellos han tratado de quitar banderas de protesta a los movimientos por medio del montaje de “resultados” que presentó el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Murillo Karam. Se apresuró en dar conclusiones, afirmando que los restos encontrados en un basurero son de los normalistas, cuando no contaban con las pruebas ADN para corroborarlo. Su versión de los hechos fue sumamente cuestionada. Hay quienes dicen que en las circunstancias del basurero descritas, es imposible mantener avivado un fuego con más de 1000 grados celcius requeridos por tantas horas para lograr calcinar los restos humanos. Si esto hubiera sido el caso, se hubiera visto la gran columna de humo a varios kilómetros de distancia. ¿Por qué no llamó la atención de los gobiernos? Otros dicen que incluso ese día estuvo lloviendo y que eso es una razón suficiente para invalidar la versión de la PGR. ¿Cómo mantener vivo un fuego en la intemperie mientras cae agua del cielo? Hay otros que dicen que las "confesiones" de los criminales con que la PGR construyó su versión son producto, en realidad, de torturas. Con su lamentable “ya me cansé” el señor Karam terminó su conferencia de prensa que lo único que hizo fue incrementar la indignación de la gente. Actualmente ya se habla de su salida de la PGR.

Y es que ya estamos a tal punto que el pueblo ya no se va a contentar con las "soluciones" que ofrezca el gobierno federal. Estamos en un punto tal que cualquier cosa que digan y hagan los gobernantes de todos los partidos políticos sólo tendrá como consecuencia una cosa: el aumento de la indignación y de repudio de la gente.

¿Hasta dónde va a llegar la indignación mexicana? Hay varias voces que ya claman, ya clamamos una cosa: La renuncia de Enrique Peña Nieto a la presidencia de la república. Y no sólo queremos que se vaya él. ¡Queremos que se vayan todos los políticos de una vez y que no vuelvan más!

1 Incluso, si comparamos los hechos actuales con lo que pasó en 2012, las protestas de yosoy132 se quedan muy cortas con las actuales tanto en extensión de la protesta social, así como en su intensidad.

2 Esto es más fuerte aún si consideramos dos casos como el del represor Ulises Ruíz, gobernador de Oaxaca en 2006 quien pese a las protestas, ocupaciones y bloques de la APPO donde tomaron la ciudad de Oaxaca por más de seis meses no renunció. Ni tampoco lo hizo el “gober precioso”, pese al rechazo popular y posterior linchamiento mediático por su involucramiento en redes pederasta, tampoco renunció como a su cargo como gobernador del Estado de Puebla, igual, en 2006. 

jueves, 10 de abril de 2014

Sobre las críticas al pensamiento económico dominante. Una respuesta crítica a Alejandro Nadal

Alejandro Nadal en un artículo titulado "Cunde la revuelta de estudiantes de economía" pone en evidencia tan sólo uno de los tantos problemas que tiene la economía dominante: la imposibilidad de la demostración formal de los precios de equilibrio. Le da demasiado peso a esta crítica. Hay otros puntos que son igual o más importantes que este. Sin embargo el autor la pone como LA crítica. Me parece que está equivocado. Y esto se debe a que él sigue pensando a la economía más como una ciencia formal que como una ciencia empírica, de carácter histórico social. De ahí que él desestime las críticas que los estudiantes de economía de París de 2000 hicieron al carácter autista de esta ideológica corriente de pensamiento. Esto lo hizo en un artículo publicado en 2010. Ahí el autor dijo que los estudiantes: 
"(...) se quejan de que en la docencia se abusa de los modelos abstractos alejados de los problemas reales. Esto puede dar lugar a una apreciación equivocada sobre lo que efectivamente ocurre en las aulas. Y un análisis erróneo necesariamente conducirá a conclusiones desacertadas y poco efectivas a la hora de buscar cambios." 
Efectivamente, un análisis erróneo llevará a conclusiones erradas y a acciones poco efectivas. Me parece, no obstante, que las críticas de los estudiantes franceses al abuso del uso de modelos abstractos alejados de los problemas reales no es errónea. Me parece que esta crítica no da una apreciación equivocada sobre lo que ocurre en el proceso de enseñanza de la economía. Tan sólo es un aspecto del problema, como puede haber otros, que Nadal no debería negar. Me parece que si hay un problema de relación modelo teórico-mundo real que requiere ser discutido con toda seriedad. Repito aquí, la crítica que hace Nadal no es LA crítica, pero eso no significa que su crítica sea errónea. Tan sólo es un aspecto del problema. Me parece que él debería ser más pluralista y menos unilaterial en su postura. 

Una vía alterna de crítica a la teoría económica dominante que ha probado ser muy fructífera es la crítica al sustento empírico de sus supuestos. Si los supuestos sirven para saber bajo qué condiciones se cumplen las leyes teóricas que se postulan, entonces cabe preguntar ¿esas condiciones se cumplen en el mundo en el que vivimos? ¿Acaso hay una aproximación? El problema de la relación modelos-mundo que ya apuntaba el movimiento estudiantil post-autista tiene que ver con esto. En el fondo se trata de un problema de adecuación empírica.



Mencionemos un ejemplo de como las críticas a los supuestos de la economía, lejos de ser erróneos, pueden devenir en proyectos de investigación muy fructíferos. La crítica de Herbert Simon (Premio Nobel de Economía de 1978) es un ejemplo de esto. Esta crítica es anterior a los teoremas Sonnenschein-Mantel-Debreu que Nadal menciona. La crítica de Simon es muy severa y se hizo desde la década del cincuenta. De hecho generó toda una corriente de pensamiento económico llamado "racionalidad acotada" que ha tenido un importante desarrollo tanto en Estados Unidos como en Alemania y en otras partes del mundo. De ahí han surgido algunos Premios Nobel como los galardonados en 2002, Daniel Kahneman y Vernon Smith que ponen en evidencia el carácter infundado de la noción de agente racional que asume la economía dominante. Además esta crítica ha servido para acercar a la economía con las ciencias cognitivas, la inteligencia artificial, la neurociencia cognitiva, etc. En suma, ha servido para contrarrestar el carácter autista de la economía, y ha servido para rechazar y trascender la anacrónica distinción disciplinaria, de tipo positivista, de las ciencias sociales. Los trabajos de racionalidad acotada apuntan hacia una dirección interesante: No es posible hablar de una economía "pura", sin considerar otros planos de la existencia humana. La economía necesita del trabajo multidisciplinario para dar explicaciones satisfactorias de los hechos que se estudian.




Desde la racionalidad acotada se ha demostrado (así, con todo su peso epistemológico) como el supuesto de agente racional carece de sustento empírico. La economía ortodoxa asume un exceso de racionalidad que los agentes reales, de carne y hueso, que viven y trabajan en el mundo, no tienen. Y esto es porque la economía estándard asume que el agente racional tiene capacidades cognitivas infinitas de cálculo, memoria, de procesamiento de información, de aprendizaje, etc. En suma, la economía neoclásica asume una ficción llamada homo economicus que es una caricatura de los agentes reales. Se trata de una concepción descorporalizada que considera que los agentes racionales carecen de emociones, de visceralidad, de pasiones, etc.

En contraposición a esa noción sumamente simplificada del agente racional, Simon propuso un modelo alternativo: el "modelo satisfaccionista". En este modelo Simon considera que el agente racional tiene una racionalidad acotada y limitada. Acotada por el contexto en el que vive (al cual él llama "ambiente") y tiene capacidades cognitivas limitadas (memoria, procesamiento de información, capacidad de cálculo, etc.). Además el ambiente le presiona para tomar decisiones, por lo que tiene tiempo limitado. Así, el agente racional, en vez de ser maximizador de utilidad, y de tomar decisiones óptimas, sólo busca tomar decisiones viables que le sirvan para satisfacer sus necesidades. Y estas decisiones viables se toman sin necesidad de procesar toda la información que tiene a su disposición y sin hacer cálculos precisos, ni cumplir con axiomas de transitividad y completitud, cálculos probabilísticos bayesianos, etc, etc. El agente simplemente busca señales que están en el ambiente que le servirán para tomar decisiones rápidas y frugales. Tomará decisiones satisfactorias sin necesidad de conocer y procesar toda la información que puede tener a su disposición. 

                                     

Un ejemplo muy sencillo de esto lo da el propio Simon: el vendedor de casas. Si un agente está vendiendo una casa y le urge venderla (porque puede que se tenga que ir a otro lugar por cuestiones laborales) puede considerar como precio satisfactorio X. Para este agente cualquier precio que sea menor que X será inviable (lo rechazará) y todo precio que sea igual o mayor que X será viable (lo aceptará). Así que si alguien le ofrece cualquier precio que sea igual o mayor a X, la decisión se tomará de manera rápida y será considerada como satisfactoria: venderá la casa sin más. Hay que señalar que mientras más limitado se tenga el tiempo la decisión tendrá que ser tomada con mayor rapidez. Y mientras mayor sea el nivel de aspiración (en el ejemplo, el precio de la casa), más difícil será encontrar situaciones permitan tomar "decisiones viables".

Actualmente en el Instituto Max Planck en Alemania se da continuidad a las ideas de Simon. Se trabaja lo que se conoce como "racionalidad ecológica" que, partiendo de la famosa metáfora de la tijera de Simon, se asume que las decisiones del agente están dadas por la interacción entre las capacidades cognitivas de este y el ambiente en el que se desenvuelve. Y de ahí provienen las famosas "heurísticas": estas son reglas muy simples que sirven para tomar decisiones rápidas y frugales bajo contextos de incertidumbre que usualmente tienen resultados satisfactorios.

                                   

Para finalizar simplemente diré lo siguiente: Con este pequeño texto de respuesta a Nadal espero haber contribuido a contextualizar las críticas (así, en plural) a la teoría económica dominante. Nadal sobre valora un tipo de crítica (de carácter formalista), mientras no dice nada de otras críticas que pueden ser iguales o más importantes que las que él menciona. No hay nada parecido a LA crítica de la teoría económica neoclásica. Hay varias críticas que se requieren conocer y reivindicar. La crítica post autista no era errónea, y el ejemplo de racionalidad acotada sirve para argumentar en favor de este tipo de estrategia. En lo que si estoy de acuerdo con Nadal es en que la teoría económica ortodoxa es fundamentalmente una lobotomía ideológica que hay que criticar y rechazar

martes, 8 de octubre de 2013

LUCHANDO CONTRA LA LEGALIZACIÓN DE LAS CUOTAS, LA DESAPARICIÓN DE LOS TURNOS VESPERTINOS Y EL FOMENTO DE LAS “ESCUELAS PATITO”


Dos horas y media de charla con maestros acampados en el Monumento a la Revolución
Nuria Alvarez
Josafat Hernández




Tras las noticias difundidas por los medios de comunicación el 20 de septiembre acerca de un “arreglo” entre los representantes de la CNTE, SNTE y la Secretaría de Gobernación [1], los maestros de la corriente disidente CNTE continuaron su plantón. Nuevamente, el 6 de octubre los medios de comunicación afirmaron que los maestros abandonaban el plantón junto al monumento a la Revolución [2]. Sin embargo, como puede leerse en la página de la sección 22 de Oaxaca, la CNTE mantiene su acampada en la ciudad de México con una representación rotativa de 300 miembros, y piensan extender las manifestaciones a nivel nacional [3]. ¿Por qué continúa la movilización de los maestros?

El jueves 26 de septiembre pasamos varias horas visitando la zona ocupada por los maestros junto al Monumento a la revolución. En el campamento de maestros había sobre todo integrantes de la sección 22 (la sección del SNTE en Oaxaca, que está afiliada a la corriente disidente CNTE) pero también maestros de la CNTE de Chiapas, Michoacán, Guerrero y otros estados. Durante dos horas y media hablamos con tres profesores de enseñanza secundaria de Oaxaca -una profesora de inglés, un profesor de cómputo y una profesora de ciencias naturales- acampados junto al monumento a la Revolución, que nos compartieron sus preocupaciones sobre la reforma de la enseñanza. Estos son los temas por los que ellos habían mantenido su lucha, pese a las inclemencias del tiempo y el coste de la huelga y la acampada. Para hacernos una idea más clara, hemos cotejado las palabras de los maestros con el texto de la reforma.


La legalización de las “cuotas” que se hace pagar a las familias de los alumnos

Los maestros movilizados afirman que la reforma educativa da pie a una privatización encubierta. Con la reforma aprobada en febrero, nos decían los maestros, se abre la posibilidad de hacer obligatorio para las familias el pago de la comida, la luz, el agua, el personal de intendencia, y hasta el sueldo de los profesores. En efecto, en el texto de la reforma se prevé realizar “adecuaciones al marco jurídico” para “fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas ante los órdenes de gobierno que corresponda, con el objetivo de mejorar su infraestructura, comprar materiales educativos, resolver problemas de operación básicos y propiciar condiciones de participación para que alumnos, maestros y padres de familia, bajo el liderazgo del director, se involucren en las resoluciones de los retos que cada escuela enfrenta.” [4]

Como ya ha sido señalado por otros, “fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas” significa legalizar las “cuotas” que se vienen cobrando a las familias de alumnos, a pesar de que la enseñanza pública es teóricamente gratuita en México [5].


Un previsible incremento del coste de las cuotas y fomento de las “escuelas patito”

Los maestros temen que la legalización de las cuotas (o la “autonomía de gestión de las escuelas”) también contribuirá a incrementar su costo. De este modo piensan que los más pobres preferirán más a menudo trasladar a sus hijos a las “escuelas patito”, que serán más fáciles de pagar. La difusión de las “escuelas patito” recuerda el caso de las “escuelas charter” en Estados Unidos, de las que ya se conocen sus pésimos resultados [6]. ¿Se hará inasequible la enseñanza pública para las familias pobres?

Las familias con menos recursos podrían asimismo verse obligadas a pagar por alimentos que sus hijos reciban en la escuela. Los maestros con los que hablamos se referían a la previsión de introducir el pago de alimentos en las escuelas más pobres por medio de los llamados “esquemas eficientes para el pago de alimentos a los alumnos” (que se contemplan en el artículo quinto transitorio fracción III inciso b) [7]. A su vez, en el inciso c de esa misma fracción se dice que se buscará “Prohibir en todas las escuelas los alimentos que no favorezcan la salud de los educandos”. Con esto se abre la posibilidad de prohibir la oferta de alimentos que “microempresas locales” (mujeres del pueblo principalmente) hacen a los alumnos, con el golpe que esto supondría para la economía de esas familias. En su lugar podrían imponerse empresas multinacionales como Bimbo o Burger King, debido a que según los maestros se hace necesario el pago de una licencia que no es barata para poder ser proveedor de alimentos. Esto excluiría a las mujeres que suelen vender sus productos a los alumnos.

Otra inquietud que nos transmitieron los maestros es que la municipalización que impondrá la reforma educativa (en el artículo 3 fracción 8 y en el artículo 73 fracción XXV) [8] incremente las cuotas que se hace pagar a las familias, sobre todo en los municipios con menos recursos. En estos municipios, es posible que se haga recaer sobre las familias el coste que supondrá la escuela para el municipio. La atribución a los municipios de una parte del coste de las escuelas públicas también puede llevar a la desaparición de escuelas en municipios pequeños por “falta de recursos” de las administraciones municipales. Ello obligará a los alumnos a desplazarse a estudiar a otros municipios más grandes que sí puedan financiar una escuela, o a “escuelas patito”. Y también, según los maestros, podría provocar la desescolarización de niños cuyas familias no están dispuestas a enviarlos más lejos a estudiar.


La progresiva eliminación de los turnos vespertinos y nocturnos

Actualmente existen tres turnos en las escuelas: matutino, vespertino y, en algunos casos, nocturno. Los dos últimos están orientados a los alumnos que trabajan, usualmente mayores de los quince años. No obstante, esta reforma prevé la implantación progresiva de un turno de seis a ocho horas, convirtiendo a las escuelas en centros de “tiempo completo” [9]. Como denuncian los maestros, esto supone suprimir los turnos vespertinos y nocturnos a los cuales suelen acudir los alumnos que trabajan. ¿Qué harán estos alumnos?

Por otro lado, es muy posible que la reducción de turnos suponga una reducción del número de lugares disponibles para una creciente población de alumnos. Aquí vuelven a aparecer las “escuelas patito” que se verán beneficiadas por toda aquella población de jóvenes que no podrán tener acceso a la educación en una escuela pública.


Evaluación sí, pero de otra manera

Los maestros con los que hablamos no están en contra de que se evalúe a los profesores, pero sí de la forma que prevé esta reforma neoliberal [10]. En primer lugar, señalan que esta será una evaluación opaca y propicia para la corrupción, ya que los maestros no podrán ver los exámenes corregidos en caso de que pidan aclaraciones. Sólo podrán ver los resultados a través de Internet. En segundo lugar, se quejan de que el comité evaluador no estará compuesto por maestros mexicanos, sino por extranjeros que han estudiado ingeniería, política u otras carreras. Tampoco están de acuerdo con que la evaluación se componga únicamente de exámenes -no de una observación de la forma en que imparte clase el profesor, de su planeación docente, etc., y que se exija el mismo contenido a todos los alumnos.

El punto más importante es que la evaluación prevista por la reforma se compone de un examen a los profesores y otro a sus alumnos. Siendo este examen obligatorio para todos los alumnos, no se tiene en cuenta sus especificidades culturales o socioeconómicas, y los alumnos que no asistan ese día contabilizarán en el examen con un cero. El resultado de la evaluación del profesor se obtendrá a partir de una media entre los resultados de su examen y los resultados del examen de sus alumnos. Esto significa que los profesores pueden ser reprobados si sus alumnos obtienen malas calificaciones en el examen y/o no asisten ese día a clase. Por eso los maestros reclaman que la evaluación sea diferente en cada Estado, para que no se evalúe a campesinos indígenas de una comunidad en la montaña de la misma manera que a alumnos de la ciudad. Es decir, que se tenga en cuenta a los pueblos indígenas.

No obstante, los autores de este artículo nos preguntamos si tiene sentido juzgar el buen desempeño de los profesores en función de los resultados de sus alumnos en un examen. Como ya demostró el sociólogo Pierre Bourdieu hace varias décadas, los resultados escolares de los alumnos tienen menos que ver con el esfuerzo de sus maestros que con el capital escolar [11] con el que cuentan sus familias: el nivel educativo que alcanzaron sus padres, la cantidad de libros que hay en sus casas, etc. Por ello generalmente obtienen peores resultados escolares los alumnos pertenecientes a familias con pocos estudios y pocos conocimientos académicos. Pretender ignorarlo supone penalizar a los maestros que enseñan a alumnos de bajo nivel socioeconómico o más familiarizados con las culturas indígenas que con la cultura oficial. De este modo, esta reforma generará una gran fluctuación de profesores precisamente allí donde más se necesita una implicación duradera del cuerpo docente que permita realizar planes de mejora a lo largo de varios años.


Precarización de la labor docente y sus efectos en el proceso de enseñanza-aprendizaje

Lo que ocurrirá a los maestros que reprueben las evaluaciones dependerá de si tienen plaza fija o no. En el primer caso, pasarán a trabajar en la Administración, lo cual puede ocasionar un engrose de la Administración que no está claro que el Gobierno haya contemplado. En el segundo caso, perderán su plaza. La ley no prevé que los maestros con plaza que reprueben deban ser sustituidos en sus puestos de trabajo por otros maestros con plaza, lo cual puede ser un signo de que el Gobierno espera reducir paulatinamente el número de maestros con plaza.

La denuncia de los maestros hacia la precarización de la función docente se basaba en la experiencia del plan piloto en Puebla, donde según nuestros interlocutores "se han estado haciendo contratos temporales que se renuevan cada 3 meses".

Esto es una muestra clara de inestabilidad laboral. Con contratos que se renuevan cada tres meses o una vez al año los profesores no estarán en condiciones para elaborar planes de trabajo a mediano y largo plazo para mejorar sus estrategias docentes, ni para coordinar sus cursos. Como la planta de profesores estará cambiándose constantemente se perderá continuidad en los procesos de enseñanza. Esto afectará a los alumnos porque no tendrán continuidad en sus clases. Tampoco tendrán clases de diferentes asignaturas que estén bien coordinadas entre sí para facilitar el aprendizaje.

En las zonas más pobres o allí donde los conocimientos culturales de los alumnos estén más alejados de lo que se pida en los exámenes estandarizados, la fluctuación de profesores será alta. Perderán su plaza los profesores actuales. Llegarán nuevos profesores de otros lugares sin mucho vínculo con las comunidades –lo que puede perjudicar a su labor docente- y después estos serán evaluados, removidos y así sucesivamente. Mientras tanto, los alumnos sufrirán las consecuencias de no tener una planta docente estable que sea capaz de hacer un plan de trabajo que ayude a mejorar la calidad de la educación en la zona considerando sus especificidades.



  1. Según el director general del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), este acuerdo suponía el regreso de los docentes a las aulas de Oaxaca el lunes 23 de septiembre, a cambio de varios puntos: el rescate por la coordinadora de los pagos retenidos por el ciclo escolar en curso, la incorporación de mil 500 trabajadores al régimen de contratación del ISSSTE, el mantenimiento a las escuelas Normales de Oaxaca, ajustar la evaluación para los docentes de ese estado a sus circunstancias “particulares” y la valoración del Programa para la Transformación de la Educación de Oaxaca (PTEO), modelo educativo impulsado por los mentores de la coordinadora. Fuente: http://www.proceso.com.mx/?p=354206 El Plan de Transformación Educativa de Oaxaca (PTEO) planteado por la sección 22 fue bien acogido por el gobierno del Estado de Oaxaca, pero debería ser aprobado por la Secretaría de Gobernación.
  1. Véase el artículo quinto transitorio, fracción III, inciso A de la reforma educativa, publicado en el Diario Oficial de la Federación, 26/02/2013: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5288919&fecha=26/02/2013.
  2. La reforma educativa, en el artículo quinto transitorio, fracción III inciso b dice que: “En aquellas escuelas que lo necesiten, conforme a los índices de pobreza, marginación y condición alimentaria se impulsarán esquemas eficientes para el suministro de alimentos nutritivos a los alumnos a partir de microempresas locales”. Véase el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, 26/02/2013: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5288919&fecha=26/02/2013
  3. El Artículo III – fracción 8: dice que “El Congreso de la Unión, con el fin de unificar y coordinar la educación en toda la República, expedirá las leyes necesarias, destinadas a distribuir la función social educativa entre la Federación, los Estados y los Municipios, a fijar las aportaciones económicas correspondientes a ese servicio público y a señalar las sanciones aplicables a los funcionarios que no cumplan o no hagan cumplir las disposiciones relativas, lo mismo que a todos aquellos que las infrinjan(...)”. Asimismo en el artículo 73 – fracción XXV se prevé dictar leyes “encaminadas a distribuir convenientemente entre la Federación, los Estados y los Municipios el ejercicio de la función educativa y las aportaciones económicas correspondientes a ese servicio público”. Véase el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, 26/02/2013: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5288919&fecha=26/02/2013
  4. Al respecto la reforma, en el artículo quinto transitorio, fracción III, inciso b dice lo siguiente: “Establecer en forma paulatina y conforme a la suficiencia presupuestal escuelas de tiempo completo con jornadas de entre 6 y 8 horas diarias, para aprovechar mejor el tiempo disponible para el desarrollo académico, deportivo y cultural”. Véase el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, 26/02/2013: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5288919&fecha=26/02/2013
  5. Véase la Ley General del Servicio Profesional Docente, publicado en el Diario Oficial de la Federación, 11/09/2013: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5313843&fecha=11/09/2013
  6. Utilizamos el término “capital escolar” donde Pierre Bourdieu utiliza “capital cultural” refiriéndose a títulos académicos, presencia de libros en la casa y familiaridad con la “alta cultura” que caracteriza a las élites culturales (por ejemplo, familiaridad con formas de ocio como la ópera o el teatro). Para más información, leer las obras de Pierre Bourdieu y Jean-Claude Passeron tituladas Los herederos. Los estudiantes y la cultura, Editorial Siglo XXI, México, 2009 y La Reproducción. Elementos para una teoría del sistema de enseñanza, Distribuciones Fontamara, Barcelona, 1996.

jueves, 3 de octubre de 2013

¿Los "anarquistas" son los nuevos halcones? Respuesta crítica a un artículo de PROCESO

La revista proceso ha publicado recientemente (3 de octubre de 2013) un artículo de Jorge Carrasco Araizaga titulado "Los nuevos halcones". Se puede ver en el siguiente enlace

Me parece que es errónea la analogía que se propone entre "anarquistas" y los halcones de 1971. Esto es así porque los halcones se usaron para confrontar directamente a los manifestantes (fueron un brazo paramilitar del Estado con la tarea concreta de reprimir a los manifestantes  para tratar de encubrir así la mano de hierro y sangre del gobierno) mientras que los "anarquistas" no se confrontan ni reprimen físicamente a los manifestantes. Debo aclarar que el uso entrecomillado de la palabra "anarquista" la considero correcta porque no todo anarquista genuino participa en la confrontación directa con la policía (como el hecho sucedido el pasado 2 de octubre), ni todo encapuchado que forma parte de esos enfrentamientos es anarquista. Estos pueden asumir otras filosofías políticas (como las diversas corrientes marxistas de la más amplia variedad) o incluso no tener algún pensamiento político definido.



Los "anarquistas" no son un grupo paramilitar del Estado ni nada parecido. Creerlo así es realmente absurdo. No hay nada que pueda servir para sustentar la apresurada analogía que propone el autor del texto aquí criticado, quien parece escribir con una motivación más sensacionalista que analítica. 

Este artículo fomenta la falsa conciencia sobre los procesos reales de conflicto social. Simplifica al extremo a ese complejo sector (encapuchado) que protesta así, con conflicto directo en contra de los cuerpos represivos del gobierno, y contribuye a la división del conjunto de los manifestantes. Se estigmatiza así, desde una publicación tradicionalmente considerada como progresista a un sector que realmente cree que así, con lucha directa con la policía, cambiará las cosas. Lejos de dar el debate de ideas se descalifica de manera prejuiciosa. 

Yo personalmente asumo una posición crítica hacia los encapuchados (me parece más preciso llamarlos así que "anarquistas"), pero lo hago discutiendo ideas y no estigmatizando por medio de prejuicios. Yo creo, junto con el Ché Guevara, que no tiene caso pelear batallas que no estamos seguros de ganar, y que en los hechos sólo desgastan tanto a los activistas como al pueblo en general. Además, me parece que con estas acciones se aleja de la lucha social a la mayoría del pueblo que por desgracia sigue siendo inconsciente y es susceptible de creerse las manipulaciones mediáticas de los mass media. Si bien es una forma de canalizar la tremenda indignación que se produce por el cada vez más injusto capitalismo mexicano, me parece que se pierde más de lo que se gana con estas acciones. No me parece que se dañe en lo más mínimo al sistema. Los "daños" causados a la oligarquía (vidrios rotos, calles destrozadas, etc.) no representan ni el 1% del total de su riqueza. No se afecta en lo más mínimo a la reproducción ampliada del capital ni se hace un acercamiento a las masas de trabajadores para involucrarlos en la lucha social. 

A su vez asumo una postura crítica en contra del tipo de discursos que divulgan gente como Jorge Carrasco los cuales sólo son funcionales al reformismo ingenuo que en los hechos usan al "pacifismo" como medida de contención social que sirve sólo para fines partidistas (sea de apoyo al PRD o al MORENA de Andres Manuel López Obrador que en los hechos han mostrado su incapacidad para canalizar el hartazgo social). Se tiende a legitimar así a los cada vez más anacrónicos partidos políticos mexicanos que se dicen de izquierda, pero que cobran con la mano derecha los millones de pesos que el pueblo paga con sus impuestos. No son más que meros hipócritas disfrazados de "izquierda", que viven en la opulencia mientras el pueblo está cada vez más empobrecido. No obstante debo reconocer que son las bases sociales las que valen la pena, y que es verdad que ellos creen de manera honesta que mediante el juego partidista lograrán impulsar el cambio social. No comparto esta posición, pero reconozco que hay gente honesta aquí también.

Yo estoy en favor de asumir la diversidad de las luchas sociales, de respetar los caminos que asuma el pueblo organizado y concentrar nuestras energías en combatir a nuestro enemigo común: el sistema capitalista. Yo estoy en favor del trabajo de base, del día a día, que ayude a construír experiencias horizontales apartidistas de contra-poder popular. 


martes, 23 de abril de 2013

Dialectics in the epistemological anarchism of Paul Feyerabend



The philosophical thought of the famous, but now somewhat forgotten, Paul Feyerabend, is rich and complex. This thinker of great culture and great personal experiences has tried to synthesize his understanding of science on the "principle"1 of “anything goes”, that is nothing but the synthesized expression of his dadaism epistemological anarchism. It is in opposition to all forms of absolutism and authoritarianism epistemic and all forms of dogma.


It is epistemological anarchism because the author proposes to abandon the ideal of positivist rationality, which still continues the cartesian conception of reason, based on rules that are believed "certains and infallibles”. This way of teaching scientific rationality, without passions and without emotion, is taught as standard in the "scientific method." For Feyerabend such conception about rationality is cold, useless and reductionist. And of course, unworthy for a free man.

On this the author makes a very important observation. Here I quote his words:

“(...) the history of science will be as complex, chaotic, full of mistakes, and entertaining as the ideas it contains, and these ideas in tum will be as complex, chaotic, full of mistakes, and entertaining as are the minds of those who invented them. Conversely, a little brainwashing will go a long way in making the history of science duller, simpler, more uniform, more 'objective' and more easily accessible to treatment by strict and unchangeable rules. 
Scientific education as we know it today has precisely this aim. It simplifies 'science' by simplifying its participants: first, a domain of research is defined. The domain is separated from the rest of history (physics, for example, is separated from metaphysics and from theology) and given a 'logic' of its own.” (Feyerabend, 1993: 11)

History of science (e.g. Galileo, Copernicus and Einstein) shows, according to Feyerabend, that there is not rules, and that is absolute necesary broke the rules for the growth of the knowledge. Later the author says in his classic, "Against Method. Outline of an anarchistic theory of knowledge" in an ironic and mocking way, that the only abstract principle that can be defended is the principle of “anything goes”, which in any case can be the only principle of "anarchist methodology".


It is clear that Feyerabend is far from proposing a well-defined set of "anti-methods", or "anti-rules" (standards defined in negative) that we have, that we must to follow for ensure the "correct" development of the science. Rather is concerned with the creation of a free and humanistic attitude, which takes as its central axis the cultivation of individuality in the intellectual formation of the persons (and this is the why he does a radical rejection of the trends of hyper-specialization and standardization of science that have the effect of castration of thought, minds amputated, objectified, and thus, the dehumanization of people who are trained in the canons of the modern science hyper-specialized, at service of the Capital). For this he suggests that scientists should learn art. For this author the ideal scientist is Galileo Galilei who represented very well the spirit of the Renaissance: do everything for to can have an immense creative capacity in all activity (science included). Besides, Galileo Galilei was for his time a rebel.

In this sense, for Feyerabend both the "error theory" as "counterinduction"2 are simply heuristic devices that inspire the movement of thought of scientists depending the specific applications of these in various and particular episodes in the history of science. These are not mere "methods" that consist of well-defined steps to follow, rule or inflexible principles (defined in negative, as everything that the scientist should not do) that every free thinker and humanist must follow. Feyerabend simply describes how these resources have operated in the history of science, that is in the reality very complex, rich, and fun in many specific episodes. This author does not try to show these resources as "laws" that operate always in the historical development of science. So there is nothing like "recipes" that ensure the full knowledge of reality, neither that something is true and valid forever.

In this sense, Feyerabend, rather than worrying about proposing a new "methodology" that must be followed by everybody, focuses on highlighting the heuristics of science that are inside and outside academia and forms free and human thoughts. From here he does a defense of pluralism that was proposed by the liberal philosopher (and socialist too) of the nineteenth century, John Stuart Mill, in his classic book "On Liberty". Feyerabend attaches great importance to this book, the other author on which he supports his ideas is Hegel, as we shall see3.

The proliferation, diversity and tolerance (in clear analogy with John Stuart Mill) are sources of heuristics that can be useful for scientists who must not be repressed or censored at all, otherwise they will have less choice options and confrontation of ideas. Thus Feyerabend considers that while more plurality there are, it is more chance to promote the advancement of science through contrasts of different ideas, often antagonistic to each other. So in schools should be taught more than a single standardized view of science, which tends to limit the imagination of scientists, and thus the progress of science. Education should be radically plural. Here is the point where dialectic occupies an important place in Feyerabend's philosophy. In fact this point tend to be forgotten when we are discussing Feyerabend's ideas, which has been criticized many times only considering his pluralism in a partial way. If we stay only with the Mill's perspective would be very limited and, if you want, reactionary, so “plurality” in the academies can become in mutual indifference. This can be an example of feudalisation of knowledge. Let's see what the misunderstood Feyerabend said about the topic.

The authors that Feyerabend takes for build a picture of the dialectic that lets him connect the "principle of proliferation" and "epistemic pluralism" with their particular notion of scientific progress (understood as a process of conceptual enrichment) are Georg Hegel (mainly), Friedrich Engels, Vladimir Lenin and Mao Zedong. He supports his ideas critically on them (highlighting only the elements "anarchists" of thought of these intellectuals) to explain as best as possible the three principles (laws) "universals" on dialectics that were exposed by hegel. This principles should be present in the thought of all genuine scientists always open to criticism and the progressive changes of knowledge. These are as follows:

a) The consideration that all parts of a whole are bound together, because each part, in turn, are self-contained and contains the whole. That is, each part contains what it is and what it is not;

b) All finite objects in its historical development are in a struggle for being what they are not. This antagonism keeps in constant tension with the various parts that constitute the whole of nature, so that when the object moves beyond the limits of what it is, the object ceases to be what it is and it becomes in what is not. Is "negated" and in this sense a movement is generated (in the aristotelian sense of the term, not in the newtonian sense) both in nature and in human thought;

                                         

c) The negation, both in concept and in fact, results in a "special" content that express a new "higher" and "richer" concept than before. This is because it has been enriched by its negation, being the unit of the original concept and its opposition. We are in what is often called "affirmation of negation" or simply as "synthesis" temporary culmination of the confrontation between the "affirmation" (thesis) and "negation" (antithesis), but contains both of them, in turn is the negation of them. So it becomes in the new starting point of the dialectical movement of nature.



These three principles of dialectic are taken by Feyerabend for show the importance of the interaction between ideas (even antagonistic) and thus show how important is the change in scientific concepts (which are all finite like man). In this sense, for Feyerabend the conceptual stagnation of science (and any tradition of thought, which indeed can been considered ORTHODOX) far from being a success represents a failure, simply because it is not dialectical (just like the currently case of the orthodox economic thinking that is taught in a dominant and privileged way in many parts of the world and now is unable to give practical answers to the current global economic crisis).

In this sense I found in Feyerabend a position clearly progressive with respect to science (because he promotes its constantly transformation), acknowledging the possibility of the existence of acumulative progress, but as in Hegel, neither linear and fatally determined. He would say that the dialogue between the various positions should be frank, open and fluid, and in this sense I think he would criticize those positions that favor their prejudices in a dialogue and confrontation with the diverse (the strange, the other) for maintain their conservative positions.

In this sense, Feyerabend's epistemological thinking (which has clearly subversive consequences, because it tends to encourage a critical attitude very radicalized, almost skeptical, naturally antagonistic to all conservatism and the currect status quo, which results in the thesis that I support: all orthodoxy is anachronistic and dogmatic) can not be understood without considering their ontological bases clearly dialecticals. This bases are the most universals that can be and are useful to him, because let him support his epistemic pluralism in a stronger and better way. In this sense, no censorship of ideas also plays a role in the evolution of the right ideas, according to Mao Zedong, who claims that the right ideas fight againts the bad ideas to prevail in the minds of people and this contrast is useful for note the differences between them. This process allows that the right ideas get imposed with more force and liveliness against those ideas that are considered “wrong” by some pleople. Nevertheless, those who defend these “wrong ideas” also have the right to refuse to accept the "right ideas” and keep working on the first ones for transform them and keep inside the debate epistemic on how the world really is. In this sense, pluralism and proliferation benefit to all of us as long as nobody have conservative and dogmatic attitudes that manifest in a strong opposition to all critics without give arguments and without the will for to change the ideas claimed.




It must be said, finally, that Feyerabend does not postulate and promotes epistemic relativism in a strictly point of view (which claim that any theory and any statement about the world is valid), precisely because their bases of thinking are dialecticals. This led him to affirm that the main task of all genuine intellectual is achieve identity between thing and concept. It's like Lenin says about knowledge:


"Human knowledge is not (or does not follow) a straight line, but a curve, which endlessly approximates a series of circles, a spiral. Any fragment, segment, section of this curve can be transformed (transformed one-sidedly) into an independent, complete, straight line, which then (if one does not see the wood for the trees) leads into the quagmire, into clerical obscurantism (where it is anchored by the class interests of the ruling classes). Rectilinearity and one-sidedness, woodenness and petrification, subjectivism and subjective blindness—voilà the epistemological roots of idealism." (See his notes "On the question of dialectics")

That is why the "counterinduction" of Feyerabend is not a rule, but simply a resource, like any other, that the genuine scientific can use in his practices for achieve a better understanding of the world and for change it.



Bibliography

Feyerabend Paul (1993), Against method. Outline of an anarchistic theory of knowledge, Third Edition, ED New Left books, Great Britain London

______________ (1981), “Two models of epistemic change: Mill and Hegel” in Problems of empiricism Vol. 2, Cambridge University Press

Lenin Vladimir (1976), "On the question of dialectics", in Lenin’s Collected Works, 4th Edition, Moscow, Volume 38



1 Actually for Feyerabend this “principle” is more a "medicine" that can be very useful for the scientific thought.
2 This consist, particularly in the natural sciences, in not always take as valid the "empirical evidence" that are skewing the object study by the use of statistical and equipment for research. These will not guarantee forever that something is true or false in a conclusively way, as discussed from the time of Pierre Duhem and later with Hanson in classic problems as "empirical underdetermination of theory by evidence" and "theory-laden of observation".
3 I'm referring the Feyerabend's article called “Two models of epistemic change”.   

martes, 2 de octubre de 2012

Breve análisis sobre la segunda convención nacional contra la imposición



El pasado 22 y 23 de septiembre se celebró en la histórica ciudad de Oaxaca la segunda convención nacional contra la imposición. Fue en esta misma ciudad donde hace seis años tuvo lugar la apasionante lucha de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) que puso en jaque al entonces gobierno del priísta y represor Ulises Ruíz. Ahora como antes se lucha contra la imposición, la injusticia y la corrupción. Ahora como antes se lucha por medio de acciones no-violentas pero muy fuertes y contundentes que buscan hacer de este un mejor país para todos.


Fueron dos días muy intensos. Mucha discusión sobre cuatro puntos que se trataron en seis mesas donde participaron cientos de personas en cada una de ellas: a) balance político, b) programa de lucha, c) plan de acción y, d) estructuras organizativas.




Se dedicó un día entero al trabajo de las mesas y al día siguiente se realizó una reunión plenaria para acordar los puntos que nos dieran unidad a los ahí presentes. No fue fácil, había muchísimas diferencias, desde teóricas e ideológicas hasta en cuestiones muy prácticas (sobre todo, en cuestiones de procedimientos asamblearios). Pero así es la democracia, la auténtica democracia real donde todos participamos activamente.

Después de muchas horas de debate, que en ocasiones se vio enrarecido debido a varios conflictos, como el concierto que intentaron impulsar los porros de la prepa popular Fresno para el 2 de octubre a nombre del yosoy132 (cuando nunca han ido a una asamblea interuniversitaria), o la fuerte tensión entre miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas con miembros de yosoy132 que llegaron a hacerse críticas no-fraternas. Al final dominó la cordura, la razón y sobre todo la unidad.

Dentro del plan de acción se aprobó lo siguiente:

25 de septiembre: plantón en el congreso de la unión contra la imposición de la reforma laboral
27 de septiembre: marcha del monumento a la revolución al zócalo para manifestarse contra la reforma laboral
2 de octubre: paro nacional de labores, impulsado por estudiantes y trabajadores
3 de octubre: “bloqueo” a televisoras
9 y 10 de octubre: “bloqueo” a varios periódicos
23 y 24 de octubre: “toma” de la secretaria de hacienda
del 2 al 24 de octubre: “ocupa cervantino”
2 de noviembre: día de luto nacional por las víctimas de la guerra contra el narcotráfico así como por la “muerte” de la democracia en México
6 y 7 de noviembre: “toma” de la bolsa mexicana de valores
17 y 18 de noviembre: reunión preparatoria para la tercera convención nacional contra la imposición
1 de diciembre: movilización nacional contra la imposición
2 y 3 de diciembre: tercera convención nacional contra la imposición en México-Tenochtitlán

Sobre el resto de puntos (balance político, programa de lucha y estructura organizativa) hubo poca discusión. En realidad en la reunión plenaria sólo se mencionaron las propuestas y observaciones que se plantearon en cada mesa en cada uno de estos puntos. Aún queda pendiente la publicación de las relatorías de las mesas que recogen toda la discusión, que de verdad fue muy interesante, pero muy compleja de seguir.


                   


Pasemos ahora a realizar algunas observaciones críticas sobre el desempeño de la convención. Seré muy breve. Son seis puntos:

  1. La gente de las asambleas muestra muchísima desesperación e indignación. Esto se traduce en dinámicas muy hostiles en las asambleas, donde la desesperación hace que los participantes no midan sus participaciones y se digan cosas innecesarias que generan falsas discusiones que devienen en auténticas espirales de discusión sin sentido político. Así, en algunos momentos se pasa de diferencias  teórico-prácticas a meras alusiones personales.

    En otros casos, la desesperación se expresa en tendencias muy espontaneístas que tienden a proponer acciones “contundentes” sin considerar las capacidades reales que tenemos en estos momentos (como quienes llegaron a proponer “el derrocamiento de Enrique Peña Nieto y la instauración de un gobierno provisional revolucionario que llamara a la formación de una nueva constituyente”, sin considerar la situación real del capitalismo en México, donde por desgracia la correlación de fuerzas no da para eso). Hay que actuar con el pesimismo del intelecto y el optimismo de la voluntad, y eso significa caracterizar bien la situación concreta mexicana, donde por desgracia aún estamos muy lejos de llegar a una “situación revolucionaria” (en el sentido de  Lenin) y donde aún no hay un “estallido social” (en el sentido de la “huelga de masa” de Rosa Luxemburgo). La desesperación es el peor enemigo de las dinámicas colectivas, porque se contagia rápidamente el malestar de unos cuantos a todos, y con ello tiende a generar prácticas de violencia simbólica (como abuchear las participaciones que no nos gustan, gritar para arrebatar la palabra, sólo escuchar a los que piensan como nosotros, etc.). Esto tiende a inhibir las ganas de participar de muchas de las personas presentes, sobre todo de los nuevos activistas que están en proceso de formación.

    A su vez, la desesperación sólo lleva a la división, pues los desesperados siempre quieren imponer SU postura sobre las otras que no comparten. La desesperación lleva a prácticas autoritarias, que reproducen el verticalismo y no fomentan la horizontalidad. Por eso no hay que desesperarnos. Algo que se puede aprender del 15M es su filosofía del “Vamos lento porque vamos lejos”, lo que significa asumir que los acuerdos verdaderamente incluyentes no se pueden construir en asambleas maratónicas que se realizan de manera muy esporádicas. Se requiere del día a día. Quizá se requieran de asambleas más constantes y menos largas e intensas. Quizá eso sería lo más sano para todos.

    Pero las asambleas de la segunda convención no sólo fueron expresión de desesperación de muchos. La indignación con que llegamos todos fue un formidable contrapeso a los nefastos efectos de la desesperación. El gran coraje y rabia que se tiene contra las injusticias que ocurren día a día en nuestro país es un poderoso motor que motivó a miles de personas al auto-sacrificio. Y esto se expresa en la gran capacidad que tienen los activistas mexicanos de soportar horas y horas las discusiones que en muchas ocasiones se tornan sumamente hostiles para finalmente lograr la unidad que se requiere para avanzar en nuestra lucha. Todas las organizaciones sociales mexicanas se saben débiles si actúan de manera aislada. Y la indignación contra los malos gobiernos hace que estos sean capaces de dedicar horas y horas, incluso días enteros a discusiones que a muchas otras personas suelen desesperar. Por eso las asambleas de México suelen ser sumamente contradictorias, pues puede verse la desesperación y la paciencia convivir en todo momento. La paciencia es una de las mejores cualidades de todo revolucionario, y vaya que en la segunda convención estuvo presente. La desesperación y la paciencia son mediadas por la indignación, que bien canalizado se convierte en entusiasmo.

           
             


  2. Símbolos y prácticas del 15M en la convención. Después de haber pasado seis meses en Madrid, no puedo dejar de asombrarme por el uso que hay de los símbolos asamblearios del 15M en los movimientos sociales de México. Y no sólo los jóvenes del yosoy132 “movían las manos” en señal de acuerdo como hacen nuestros hermanos españoles, sino que también lo hacían los viejos militantes de organizaciones que han luchado por décadas en favor de un mundo más justo para todos. Incluso los campesinos de Atenco, con todo y sus sombreros y machetes, también movían sus manos como el 15M, de tal forma que la juventud y frescura de los actuales movimientos sociales globales se expresan también simbólicamente en los movimientos sociales mexicanos. Se quiso retomar el “método asambleario” del 15M en la convención, pero por muchos motivos no se logró desarrollar asambleas tranquilas y relativamente ágiles (e incluso en algunas ocasiones hasta relajantes) como las asambleas de los barrios del 15M. Y esto tiene que ver con la desesperación y muchos otros vicios asamblearios que arrastran los movimientos sociales mexicanos que son producto de décadas de prácticas sectarias que por desgracia han mantenido débil a la izquierda. Se dijo que no se “votarían” los acuerdos, y fue lo primero que pasó en las mesas de trabajo. Pero lo más importante es que en los hechos la convención no tiene una concepción de pensamiento colectivo que es, en el fondo, la esencia del 15M. En la convención, las propuestas contrapuestas no eran retiradas y como si se tratase de competencias, estas se sometían a votación para ver cuál ganaba. Eso significa que las asambleas aún son vistas como espacios de lucha y competencia entre facciones, y no como espacios de construcción. Faltó mucho “pensamiento colectivo” en la segunda convención.

  3. Los movimientos sociales de México están muy ensimismados. En general todas las discusiones giraban sólo entorno a la problemática específicamente mexicana, tomando como referencia la propia  historia de México, sin contextualizar la problemática particular de México en el mundo. Tampoco se hacía referencia a otros movimientos sociales de otros rincones del planeta que nos ayudaran a pensar mejor lo que acá se está haciendo para así enriquecer nuestra práctica revolucionaria con los errores y aciertos de las experiencias de lucha que ocurren en la actualidad en otros países. A lo más se mencionaba la lucha del 15M, occupy wall street y la mal llamada “primavera árabe” en términos retóricos. Sólo se decía “somos parte de esta lucha global”. Nunca se hicieron análisis comparativos breves de la situación concreta de las luchas de emancipación de México con otros países.

    Una cualidad central del revolucionario es su capacidad de síntesis, y eso nos hace mucha falta en México. Debemos ser capaces de decir mucho con pocas palabras, para aprovechar lo mejor posible el tiempo y los pocos recursos que tenemos para luchar contra el injusto sistema actual. Y esto pasa por ser capaces de sintentizar las experiencias de las principales luchas sociales que hoy día ocurren en el mundo.

    A su vez, poco se trató el tema de la solidaridad con los migrantes de otros países que vienen a México de manera temporal para después irse a los Estados Unidos en busca de empleos más dignos y mejor remunerados. Y lo peor es que esos migrantes sufren en nuestro país de los peores horrores, donde sus derechos humanos son pisoteados. Poco se trató este tema en la convención.

    La solidaridad con los movimientos sociales de otros países y con los migrantes son temas que yo mismo propuse, pero sentí que tuvo poca repercusión real ahí.

  4. La relación entre yosoy132 y el resto de los movimientos sociales. Hubo discusiones fuertes entre yosoy132 y otras organizaciones sociales. Se hacían críticas a 132, que iban desde su “moderación”, su tendencia extremadamente pacifista hasta su propia estructura organizativa. Sin embargo era claro que a pesar de ello, las organizaciones se daban cuenta que sin el apoyo de yosoy132 no lograrían impulsar nada relevante a nivel nacional. 

    A su vez, las diversas células de 132, que venían de prácticamente todo el país, expresaban una seria preocupación por no ser manipulados por nadie. Sin embargo, también eran conscientes que sin el apoyo de las organizaciones sociales no se lograría nada. Lo que se logró hacer con este ejercicio de diálogo fue el reconocimiento mutuo. 132 no constituye un bloque homogéneo de ideas, del mismo modo en que las otras organizaciones sociales tampoco lo son. Hay una enorme pluralidad que aún cuesta muchísimo trabajo articular. Lo que queda claro es que 132 sigue siendo de base esencialmente estudiantil, de muchos jóvenes que están aprendiendo el ABC de la política en la práctica, a pasos agigantados. De momento hubo momentos tensos, donde sindicatos creían que los jóvenes de 132 no apoyarían la lucha contra la reforma laboral, así como creencias infundadas de que los sindicatos ahí presentes no apoyarían el paro convocado para este 2 de octubre.

  5. Comparación entre la primera y la segunda convención nacional contra la imposición. La mayoría de la gente consideró que hubo menos personas en esta convención que en la primera, sin embargo ello se explica por la cercanía geográfica de Atenco con la ciudad de México, así como por el momento de gran efervescencia que se vivió después de las elecciones presidenciales. Hubo menos gente, pero  más organización y mejor nivel en la discusión, aunque también hubo muchas otras organizaciones sociales ausentes. Mientras que en la primera convención se aprobaban prácticamente todas las iniciativas de todos, sin dar discusiones serias, en esta ocasión si se dieron muchas discusiones, que de momento sólo siguen en eso, en discusiones. Sin embargo estas pueden derivar en posiciones más  elaboradas que se expresen en propuestas de acción más precisas y ambiciosas. Parece ser que en definitiva la segunda convención nacional se centró más en combatir todo el régimen social que hizo posible la imposición de Enrique Peña Nieto que en la figura de este personaje en sí. Y ello me parece un avance político muy importante. 

  6. Necedad por centralizar todo en una gran asamblea nacional. Esta tendencia de “centralismo democrático” (que fue la forma organizativa típica de las izquierdas del siglo XX y que ahora es cada vez más anacrónica, y que el propio 132 arrastra con su concepción de "asambleas interuniversitarias nacionales") mostró su agotamiento al tensar muchas veces la discusión entre las acciones posibles a realizar a nivel nacional. Por ejemplo, en el norte del país las condiciones concretas de lucha no permiten impulsar acciones que si se podrían impulsar en el centro y sur del país, donde las organizaciones sociales son más fuertes. Me refiero a paros estudiantiles y laborales de gran escala, bloqueos de carreteras, etc. A su vez, la represión es desigual, siendo más cruel y salvaje en los Estados gobernados por el PRI que en lugares como la ciudad de México. Asambleas y acampadas en las calles se hacen viables en la capital del país, pero no en lugares como Tijuana o Ciudad Juárez donde la violencia del narco es mucho mayor en las calles. Por esa razón es ineficaz intentar centralizar todo en una gran asamblea nacional de lucha. Se requieren de muchas asambleas regionales, autónomas, que logren coordinar acciones directas de acuerdo a las condiciones específicas de cada lugar. Además la enorme pluralidad ideológica y teórica vuelve necesaria la tendencia hacia la autonomía y la descentralización, para así no bloquear acciones que si bien no todos comparten, estas sean llevadas a cabo por quienes si creen en ellas y estén dispuestos a asumir los costos de sus errores sin arrastrarnos a todos. Así evitaríamos problemas como "deslindes" y "bloqueos de acciones".

    De esto, puede citarse el ejemplo del 15M y los movimientos sociales en España, donde no existe una “asamblea ó convención nacional” que aglutine a  todas las expresiones de rebeldía, y aún así, se impulsan acciones muy fuertes y contundentes por medio de "plataformas", como la pasada toma del congreso del 25 y 29 de septiembre que impulsó la plataforma "en pié". Unas asambleas del 15M apoyaron explícitamente esa iniciativa, y otras no, pero esa acción masiva no se bloqueó y si se logró llevar a acabo. La asamblea más fuerte del 15M en Madrid, que es la que se reúne en la plaza del Sol, no apoyó el 25S, pero tampoco la bloqueó. Además, no cargó con la responsabilidad de lo que implicó el impulso de una acción tan polémica como esa, que además fue brutalmente reprimida, y los que cargaron con los principales costos políticos fueron los que la impulsaron. Así debemos ser en México, dejar que se hagan las acciones que incluso no compartimos, pero que ello no nos comprometa a asumir las responsabilidades de los costos que ello implica. Seamos más autogestivos, más horizontales, más autonomistas, más prácticos y menos burocráticos, verticales, centralistas y poco prácticos.

    A modo de conclusión
    La segunda convención nacional contra la imposición representó un espacio plural y democrático que aglutinó a prácticamente todas las expresiones de indignación que hay en México. Se mantuvo la continuidad en el proceso de acercamiento de los diferentes sectores que tienen modos de lucha muy distintos, desde electorales hasta cívicos. Desde estudiantes, pequeños empresarios, campesinos, desempleados hasta obreros, se hicieron valer las voces de los de abajo para articular a ese 99% de la población que es pisoteada y humillada por el 1% que, en esta ocasión se valió de sus instrumentos ideológicos de dominación para imponer a Enrique Peña Nieto en la presidencia de la república. 

    Así que se logró avanzar en el reconocimiento de la pluralidad de las luchas sociales existentes en el país, justo para iniciar la unidad que requerimos para avanzar en la defensa de la justicia y dignidad en nuestro México lindo y querido. Aún hay mucho por hacer y por pensar. ¡Sigamos adelante!